EBOOK GRATIS

Las hemorroides, un problema común en el embarazo.


¿Qué son las hemorroides o almorranas?


Las almorranas, básicamente son venas presentes en la zona rectal que han terminado por inflamarse. Su tamaño, puede variar bastante, y estar entre el de una pasa de uva o el de una uva. Su aparición, puede causar desde simples molestias a dolor pronunciado, e incluso en ocasiones pueden agravarse y terminar provocando hemorragia rectal, algo que debe ser controlado por el médico.

Las hemorroides o almorranas suelen aparecer comúnmente durante el embarazo, sobretodo en el último trimestre del mismo, desde los 6 a los 9 meses de embarazo. Si ya has sufrido hemorroides antes de quedarte embarazada, sin duda, volverás a padecerlas durante el embarazo. También suelen aparecer tras el parto.

Aunque las hemorroides durante el embarazo tienden a desaparecer por sí solas sin más, es necesario tener precaución a la hora de usar algunos remedios caseros que en otras circunstancias podrían aliviarlas pero que en el caso de estar embarazada, deberían evitarse.

Por qué aparecen las almorranas durante el embarazo.


Principalmente, por la sencilla razón de que el útero ejerce presión sobre diversas venas encargadas de transportar la sangre desde la zona inferior de tu cuerpo al corazón y viceversa, lo cual puede hacer que tu circulación se vuelva más lenta. Al mismo tiempo, ésto hace que dicha presión en las venas haga que éstas se dilaten o hinchen más.

Otra de las principales causas de la aparición de las hemorroides durante el embarazo es el estreñimiento. Debido a éste, a la hora de ir al baño, es necesario hacer más esfuerzo para defecar y por ello, es más fácil que te salgan hemorroides.

Por otro lado, un aumento de la hormona progesterona durante el periodo de gestación, también hace que se relajen las paredes de las venas, algo que contribuye a que se inflamen más fácilmente. La progesterona también contribuye al estreñimiento al hacer más lento el movimiento en el conducto intestinal.

Consejos para evitar su aparición


No te preocupes, hay formas de evitar la aparición de las almorranas durante el embarazo.

Sobretodo, intenta evitar el estreñimiento. Para ello, tu dieta debe incluir importantes fuentes de fibra, entre las que encontramos las frutas y verduras. Beber bastante agua (unos dos litros al día), también te ayudará a evitarlo. Realiza ejercicio físico regularmente, camina al menos media hora al día.

Evita hacer mucho esfuerzo al ir al retrete, y no permanezcas mucho tiempo sentada en el mismo, ya que así evitarás la posibilidad de que te salgan almorranas.

Intenta no permanecer largos períodos de tiempo sentada. Si tu trabajo requiere que estés sentada, levántate cada hora durante unos minutos. Al llegar a tu casa, recuéstate sobre el lado izquierdo cuando duermas, o estés viendo la televisión. De esta forma, evitarás presión sobre las venas rectales y harás más fácil la circulación de la sangre que regresa desde la parte inferior del cuerpo.

Cómo sentirte más aliviada


El frío suele funcionar bastante bien. Aplica una bolsa de hielo (con un recubrimiento suave) sobre la zona afectada, al menos varias veces al día para notar una mejora sustancial. El hielo, hará que las venas se contraigan y se inflamen menos. Las compresas frías empapadas con agua de hamamelis, también pueden resultarte de gran alivio para las hemorroides.

Remoja el área en agua tibia, en la bañera o en un baño de asiento por alrededor de 10 a 15 minutos un par de veces al día. Un baño de asiento es un pequeño recipiente redondo de plástico que colocas lleno de agua sobre el asiento del escusado y te permite de manera sencilla sumergir la zona rectal cuando te sientas. Este tipo de asiento lo puedes comprar en la farmacia.
Trata de alternar un tratamiento frío con uno caliente. Comienza con una compresa de hielo seguida de un baño de asiento con agua tibia.

Cuando vayas al retrete, usa para limpiarte papel higiénico suave o humedecido o toallitas sin perfume. En el mercado existen toallitas con acción terapéutica, para uso especial de las personas que sufren hemorroides.

Tu médico también puede recomendarte algún calmante de aplicación local. Hay muchos productos para aliviar y curar las hemorroides, pero si estás embarazada, lo mejor es asegurarte que puedes usarlo también en tu estado. 

A veces, tus esfuerzos pueden simplemente no servir de mucho para evitar que aparezcan las almorranas. Hay muchas cremas útiles para tratarlas y prevenir que la cosa empeore. Pero si ves que sufres algún tipo de hemorragia rectal debido a las hemorroides, consulta con tu médico inmediatamente.


No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada